Un Juzgado anula el aumento de precio en un servicio que Telefónica ofertaba “para siempre” (Derecho de Consumo).

Poco a poco los consumidores y usuarios españoles le van plantando cara a las grandes empresas consiguiendo hacer valer sus derechos.

 

En esta ocasión os voy a hablar de una reciente sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia nº. 2 de Pamplona que anuló el aumento en el precio en el servicio Movistar Fusión por entender que Telefónica modificó unilateral e injustificadamente el coste del mencionado producto que lo ofertaba “para siempre” condenando a la empresa a devolver todas las cantidades pagadas indebidamente por el usuario.

 

Así mismo, la sentencia señala que el pago del nuevo precio no puede suponer una aceptación tácita de las nuevas condiciones contractuales impuestas unilateralmente por la empresa sino que el consumidor cumple con su obligación de paga con el fin de evitar caer en una causa de resolución del contrato por parte de la empresa con los subsiguientes problemas que se le podrían ocasionar al consumidor.

 

Según el artículo 1.228 del Código Civil tanto la propaganda, publicidad, información como las noticias vinculan a quien los emite. Evidentemente en este caso nos encontraríamos ante un claro caso de publicidad engañosa.

 

El consumidor en su demanda solicitó que se declarasen nulas las subidas de precio en las tarifas oponiéndose Telefónica que el consumidor conocía la posibilidad de modificación de los precios ya que este extremo se establecía en una de la cláusulas del contrato, añadiendo que el aumento de tarifa fue avisado con un mes de antelación dando la opción de dar de baja el contrato sin contraprestación alguna (faltaría más).

 

En la sentencia se expone que el contrato ofertado y firmado era un “contrato de tiempo indefinido a precio fijo”, por lo que se descarta que el precio se pudiera modificar bajo la justificación de mejoras en la prestación del servicio por parte de Telefónica que no fueron probadas en el acto de la vista oral. Dichas mejoras deberían ser de tal envergadura que justificasen el aumento de precios sin que en ningún caso pudieren quedar al arbitrio de una de las partes.

 

En resumen, la sentencia indica que telefónica incumplió el contrato anulando las subidas de precios y condenando a la empresa a devolver las cantidades cobradas de más de forma indebida.

 

Esta sentencia aún puede ser apelada ante la Audiencia Provincial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *